Qunuq: Una historia de pasión por la cocina

Qunuq es el restaurante del Hotel Sumaq Machu Picchu y es considerado un referente de la comida fusión Machu Picchu. Sus platos e ingredientes locales hacen que las visitas a este restaurante sean placenteras. Sin embargo, nada de esto sería posible si no contaran con su chef residente Ribelino Alegría, quien brinda un plus adicional con su admirable arte culinario, que no ha pasado desapercibido por los visitantes al restaurante Qunuq.

159

Ribelino Alegría nació en Curahuasi, provincia de Abancay (Apurímac), y es el hermano intermedio de 9 hermanos. Su amor por la cocina nació gracias a su madre Doña Nicolaza Alegría, de quién aprendió los secretos de la cocina tradicional de su natal Apurímac, y que dejaron en Ribelino una huella imborrable.

Ribelino tuvo un inicio difícil en el mundo culinario, ya que la sociedad en esos tiempos tenía como prejuicio con los hombres, pero con los años se dio cuenta que no era un impedimento y sentía que la cocina era su futuro y su vida.

En Puno, tuvo su primer acercamiento con la cocina trabajando como lavaplatos, recibiendo un pequeño sueldo. Aquí se dio cuenta, que cocinar no sólo iba formar parte de su vida, si no que era un medio para poder crecer económicamente. Luego de un tiempo, logró convertirse en cocinero, estando a cargo de la cocina de una mina Arequipeña a más de 3 ml m.s.n.m por más de 5 años.

Posteriormente, trabajó por otros 5 años más en una mina en Moquegua y, debido a su buena sazón y carácter, fue llevado a otra mina en Cajamarca. Luego de su paso por las cocinas de 3 grandes mineras, Ribelino llegó al Hotel Sumaq Machu Picchu en 2008, cuando el hotel cumplía su primer año, donde ocupó el puesto de ayudante de cocina por dos años. Su talento hizo que su ascenso fuese inmediato, y fue así como en el tercer año Ribelino ya tenía el puesto de cocinero. Su identificación con el hotel y los productos de la zona, junto a la experiencia adquirida con los años, hizo que se convirtiera  en el flamante chef residente del hotel.

“Lo que más me gusta de Sumaq  son los insumos que utilizamos en la cocina, las investigaciones que hacemos sobre los insumos, la creación de nuevos platos y el apoyo constante que hacemos en las comunidades agricultoras de Cusco. Comprándoles  directamente su producción, sin recurrir a los distribuidores.”

159

Ribelino contó que sus pasiones han ayudado al hotel a buscar nuevos insumos provenientes de proveedores sostenibles, asentados en las comunidades de Cusco y Apurímac. Por ejemplo, en Cusco encontraron 3 tipos de fresas orgánicas y tomates cherries, los que se compran con frecuencia para los platos del restaurante.

 

159

Ribelino es un hombre comprometido con la cocina y su equipo, quienes lo conocen pueden ver que se trata de un hombre apasionado con lo que hace, que ha sabido llevar los ingredientes peruanos a un alto nivel, logrando una mistura perfecta que se refleja en cada uno de sus platos.

 

You may also like...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

¿Eres humano? *

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.