Nueva Experiencia: Montaña de colores de Palccoyo y último puente inca de Queswachaca

Poco conocido, pero con grandes atractivos a visitar. El Valle Sur esta bañado por el río Willkamayu, palabra quechua que significa Río Sagrado. Hoy se le conoce como el Vilcanota o Urubamba, en las partes de su discurrir hasta el Río Ucayali y que luego dará origen al Río Amazonas. Las aguas de este río sagrado provienen de los nevados de la cordillera del Vilcanota. Esta cordillera es la segunda de mayor concentración de nevada del Perú alcanzando su máxima altura en el nevado Ausangate (6,372 m.s.n.m).

Es en esta cordillera, en camino hacia el nevado Ausangate, que encontramos la red de montañas de siete colores, siendo la más conocida Vinicunca (5,200 m.s.n.m.), pero no la única. El pueblo de Palccoyo (4,900 m.s.n.m.) al otro lado de la red de montañas, se abre a los viajeros menos exploradores y los invita a recorrer estas montañas de forma más accesible y con tramos de caminata menos complicados. En sólo 45 minutos se puede alcanzar la cima de la montaña y ver la red de montañas de siete colores. La vista panorámica de estas montañas es sobrecogedora, encontrándonos en un lugar para detenernos en el tiempo y disfrutas del silencio que nos regala la montaña.

El Valle Sur del Cusco es una región llena de historia, no sólo inca, sino también, de la mayor rebelión anticolonial liderada por el caudillo indígena, el curaca (jefe nativo) Jose Gabriel Condorcanqui, o Tupac Amaru II, descendiente de Tupac Amaru I, el último inca ejecutado por los conquistadores. Los pueblos de Tinta y Tungasuca, fueron quienes acompañaron a este noble sublevado contra los corregidores coloniales de la época, marchando al Cusco para sitiarlo, y luego ser derrotados. En el pueblo de Urcos, un gran monumento nos hace recordar esta gran rebelión indígena contra el Virreynato del Perú.

En la provincia de Acomayo, en el distrito de Pomacanchi, podemos encontrar las 4 lagunas, parte del atractivo paisajístico y natural del Cusco. La laguna de Pampamarca o Tungasuca es la más alta (3,750 m.s.n.m) y lugar que alberga aves como las parihuanas (flamencos) y patos.

La provincia de Canas, al sur de la provincia de Acomayo, es recorrida por el Río Apurimac, palabra que proviene de las palabras quechua Apu y Rimac, que significa “El oráculo o Gran Hablador”. Sus aguas fluyen desde el nevado Mismi al norte del Valle del Colca, formando en su discurrir un cañón que, para cruzarlo, los incas tendieron puentes entre sus márgenes. El puente Q´eswachaka, último puente inca tejido con ichu, paja altoandina, está ubicado en el distrito de Quehue, declarado por la UNESCO como patrimonio cultural inmaterial, y que, cada año es renovado utilizando antiguas técnicas de los incas. Este puente fue parte de la gran red de caminos incas conocida como: el Qhapac Ñan. Fue utilizado por los ejércitos del inca para mantener el dominio sobre Tahuantinsuyo, el gran imperio inca. La belleza única del Q´eswachaka y las tradiciones que se mantienen vigentes hasta el día de hoy para su construcción, nos llevan a admirar el carácter que nos transmite esta joya del Cusco.

VIPAC Adventures, ofrece una excelente alternativa para recorrer y visitar estos atractivos, incluimos en nuestra visita:

Operación: diaria desde los hoteles de Cusco
Duración: 10 horas.
Servicios: en privado.
Incluye: Transporte en vehículo privado, guía experto en idioma seleccionado, ingreso a Palccoyo y puente Q´eswachaka, almuerzo, mate de coca abordo.
No incluye: ropa y calzado de montaña.

Sitios que se visitan:
Montaña de siete colores de Palccoyo
Puente Q´eswachaka

Sugerimos llevar:

  • Ropa interior térmica o abrigadora. De Junio a Agosto cae nieve en la zona.
  • Calzado de caminata de motaña. No calzados deportivos.
  • Gorro de ala ancha para el sol
  • Lentes de sol
  • Bloqueador solar
  • Cargador de batería
  • Una mochila pequeña

 

Descripción de la excursión

Temprano por la mañana, saldremos con dirección al pueblo de Palccoyo ubicado a 3 horas al sur. En nuestro recorrido cruzaremos por el Valle Sur del Cusco, y observaremos el Río Willkamayu o Vilcanota, río que nace en las alturas de la cordillera del mismo nombre. Llegaremos primero al pueblo de Pitumarca, desde donde ascenderemos por una estrecha vía de tierra, teniendo hermosos paisajes de las montañas a nuestro alrededor. Cruzaremos por el pueblo de Palccoyo y llegaremos hasta la base de la red de montañas de siete colores que lleva el mismo nombre del pueblo. Ascenderemos en una caminata no muy exigida por un sendero que nos llevará a la parte alta para admirar los colores que nos brinda esta maravillosa parte de la cordillera. Palccoyo es de fácil acceso para los visitantes no aventureros que desean observar este atractivo sin agotadoras caminatas. Tiempo para conectarse con la montaña. Luego descenderemos y nos dirigiremos a la provincia de Canas, distrito de Quehue, para encontrarnos con el último puente inca, sobre el Río Apurimac, palabra que proviene de las palabras quechua Apu y Rimac, que significa “El oráculo o Gran Hablador”. El puente Q´eswachaka, tejido enteramente con ichu, paja altoandina, fue declarado por la UNESCO como patrimonio cultural inmaterial, y cada año es renovado utilizando antiguas técnicas de los incas. Este puente fue parte de la gran red de caminos incas conocida como: el Qhapac Ñan. La belleza única del Q'eswachaka y las tradiciones que se mantienen vigentes hasta el día de hoy, nos llevan a admirar el carácter que nos transmite esta joya del Cusco.

Precio por persona USD 150.00
Para 2 personas. Solicite precio especial para más personas.

 

 

You may also like...

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.