DESCUBRE EL PUENTE Q’ESWACHAKA Y CONOCE QUIENES LO MANTIENEN VIVO

TURISMO RURAL Y MÁS TESOROS ESCONDIDOS EN EL VALLE SUR DE CUSCO

Las nuevas experiencias de las que comunicamos en este post tienen como gran protagonista al Puente Q’eswachaka y las comunidades que lo mantienen vivo. Para esto hemos preparado una excursión de día completo que es posible convertirla en una de dos días para combinarla con más atractivos del Valle Sur de Cusco, una zona poco explorada que guarda muchos sitios espectaculares como lo son la Montaña de 7 colores Vinicunca y el Bosque de Piedras de Palccoyo.

El objetivo es llegar al puente colgante ‘Q’eswachaka’, declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad que está a tres horas de camino y entender el contexto en el que se desarrolla. En el camino tendremos vistas y paradas, podemos mirar fugazmente desde la ventana de nuestra movilidad el paso por la laguna de Huacarpay y Centro arqueológico Pikillacta de la cultura pre-Inca Wari, hasta llegar a nuestra primera parada: el pueblo de Checacupe. En esta primera parada se nos introducirá los puentes en los Andes; como para muestras un botón, en Checacupe se han construido tres tipos de puentes perdidos en el tiempo y que pasan por encima del río Pitumarca; uno de la era Inca, otro de la era Colonial y otro de la era Republicana.

El puente Incaico se construyó entre los años 1400 y 1448 por orden del Inca Wiracocha como parte de la red caminera del Qhapaq Ñan, la cimentación inca es original, más no el puente colgante que cada cierto tiempo se renueva. El segundo puente fue construido en la era Colonial y se trata de un robusto puente hecho de piedra labrada y unida con cal construida al estilo de arco romano, una obra vial muy ingeniosa para su época, dicen que fue construido por orden del rey de España Carlos III entre 1759 y 1788. Por último, pero no menor se encuentra el puente Republican que denota menor preocupación por lo estético pero sí más funcional; un puente de columnas metálicas elaborado con rieles de tren pero que es el único por el que pasan vehículos. Además, este pueblo, cuenta con una Iglesia con un decorado interior bellísimo en los altares, pinturas gigantes y marcos de trabajo minucioso bañados en oro, tiene en su interior la imagen de la Inmaculada Concepción más antigua del Cusco y, posiblemente, de América.

Seguiremos nuestro recorrido y a media hora del camino haremos una parada para ver una curiosa formación terráquea: un mini volcán en el medio de una comunidad. Este Volcán, llamado Machu San Pedro está entre las casas, pero felizmente inactivo, haremos un curioso acercamiento e inclusive es posible trepar a ver su cráter.

Seguiremos avanzando cerca de una hora y media y llegaremos al distrito de Qehue, donde se encuentran el puente colgante ‘Q’eswachaka’, de más de 500 años de antigüedad y sus comunidades. El Q’eswachaka (Q’eswa significa ” trenzar ” y ” Chaka ” significa ” puente en Quechua) es el último puente que ha sobrevivido a la modernidad y continúa pasando su ritual de generación en generación, mide 28 metros de largo y 1.20 metros de ancho y sirvió como parte del sistema vial del Qhapaq Ñan. Tendremos oportunidad de conocer y compartir con las comunidades que cuidan este legado vivo de los Incas, lo construyen y renuevan cada año: Perccaro, Huinchiri, Ccollana y Qqewe. El puente se considera una expresión sagrada del vínculo de las comunidades con la naturaleza, la tradición y la historia, y la renovación anual se acompaña de ceremonias rituales.

Haremos una parada en la comunidad de Perccaro para conocer a nuestro guía local y quien nos llevará a la casa de la comunidad asignada y donde nos harán la demostración de la técnica de trenzado del ichu, un pasto de las zonas más altas de los Andes y que es el material utilizado por siglos para este puente colgante. Es un trabajo impresionantemente laborioso, requiere de mucho esfuerzo, técnica y trabajo en equipo. Luego de entender el contexto que rodea a este atractivo, iremos a verlo, cruzarlo y admirar el paisaje natural por el que fue construido. Dicen que una vez que uno entiende de qué se tratan las cosas es cuando realmente las valora, con el entendimiento generado y con haber conocido a parte de quienes lo mantienen vivo, iremos al puente donde se despertará la magia y admiración. Luego de visitar el puente, iremos a una de las comunidades a almorzar en una casa local, donde podremos aprender más sobre su modo de vida y costumbres.

Después del almuerzo, regresaremos a Cusco por una relajante y vistosa ruta paisajística.

Tomar nota: el puente Q’eswachaka es renovado cada primer domingo de Junio, un proceso que dura 4 días de ardua labor y fiesta local. ¡Una expresión cultural imperdible!

Puede ver más en el siguiente video: https://youtu.be/9xCpAy_8p3U

Esta excursión de día completo es combinable con la visita de otros atractivos como lo son la montaña de 7 colores Vinicunca o el Bosque de Piedras de Palccoyo; ambas espectaculares actividades escénicas que pueden hacerse en ruta extendiendo un día y durmiendo en las comunidades de Qehue como parte de una actividad de turismo vivencial e inmersión cultural con la gente de la localidad.

En Vipac estamos comprometidos en brindarle distintas opciones para que aprenda más sobre la riqueza cultural y natural del Perú, consulte con su ejecutiva las opciones para poder realizar estas actividades. Además, existe la posibilidad de formar parte de la festividad de renovación del puente.

You may also like...

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.